Publicado: 24 de Enero de 2017

El momento del café es una tortura para los camareros: "solo", "con leche", "bombón", "con un chorrito de licor"..., hay tantas preferencias como personas, y las comandas son, a veces, más largas que las de los menús. Pero podría ser peor: al café se le pueden añadir ingredientes tan inesperados como el huevo o la mantequilla.
Y hay lugares del mundo que no pueden resistirse a combinarlo con puré de calabaza. ¿No le atrae? ¿Y si le decimos que puede convertirse en su cóctel preferido? Estos son algunos de los acompañamientos más curiosos de esta bebida. Atrévase a probarlos.