Publicado: 25 de Julio de 2014

Madrid, 16 de julio de 2014. El consumo moderado de café se podría relacionar con un menor riesgo de desarrollar ciertos tipos de tumores según estudios internacionales publicados recientemente en revistas de amplio reconocimiento científico como American Journal of Epidemiology, Public Health Nutrition o el Journal British of Cáncer.   

Este es el caso de un estudio publicado en American Journal of Epidemiology[1] llevado a cabo en Estados Unidos sobre 968.432 personas que al inicio del estudio no padecían cáncer, analizó la relación entre el consumo de café con la mortalidad provocada por el cáncer bucofaríngeo. Se utilizaron 26 años de seguimiento en los que se registraron 868 muertes por este tipo de tumor. Así, los investigadores observaron que la ingesta de más de 4 tazas de café diarias se vinculó con una reducción del 49% en el riesgo de muerte por cáncer bucofaríngeo, en comparación con los no consumidores o consumidores ocasionales de café. Establece, por lo tanto, una relación inversa entre el consumo de café y el riesgo de muerte debido al cáncer bucofaríngeo. 

Con respecto al cáncer gástrico, un estudio realizado en Singapur[2] examinó la relación entre consumo de café y riesgo de este tipo de cáncer, en una población de 63.257 personas. Así, concluye que el consumo diario de café puede reducir el riesgo de cáncer gástrico en poblaciones de alto riesgo, especialmente en el caso de las mujeres. 

Además, según un meta-análisis[3] publicado en la revista Public Health Nutrition que analizaba los datos procedentes de 41 estudios el consumo de café puede reducir significativamente el riesgo de cáncer colorrectal y de colon. En este sentido también, hay publicado un gran estudio[4] de cohortes realizado en Estados Unidos sobre 489.706 personas, seguidos durante un promedio de 10,5 años, entre los que se identificaron 6.730 casos de cáncer de colon. Con respecto a los no bebedores de café, los que tomaban cuatro tazas de café diarias tenían menor riesgo de padecer cáncer de colon. Es decir, los investigadores observaron una relación inversa entre consumo de café y cáncer de colon.

El consumo de café y el cáncer de próstata y de endometrio 

Con respecto al cáncer de próstata, un reciente meta-análisis[5] afirma que los bebedores de café tienen un riesgo menor de padecer cáncer de próstata que los no bebedores. Y un estudio[6]publicado en British Journal of Cancer realizó un estudio prospectivo de cohortes en la ciudad de Ohsaki (Japón) en el que se observó una relación significativa entre el consumo de café y el riesgo de cáncer de próstata, mostrando que la ingesta de café está inversamente relacionada con la incidencia de cáncer de próstata.   

Resultados similares se mostraron en un estudio publicado en Annals of Oncology[7] donde se evaluaron las relaciones entre consumo de café y riesgo de cáncer de próstata. Los resultados demuestran que, para los casos de cáncer localizado, cada taza de café adicional al día reducía el riesgo en  un 3% y para cáncer avanzado y mortal, un 2%. Es decir, se observó una clara relación inversa entre consumo de café y riesgo de cáncer de próstata localizado. 

Otro estudio[8] investigó la relación entre el consumo de café previo al diagnóstico de cáncer de próstata y el riesgo de progresión o recaída del cáncer de próstata. El análisis de la ingesta de café con relación a la progresión o recaída del cáncer de próstata sobre 630 pacientes sometidos a seguimiento durante 6,4 años de media, registrándose en este tiempo 140 episodios de progresión/recaída de cáncer de próstata. El consumo de café se vinculó a un menor riesgo de progresión o recaída de cáncer de próstata. En conclusión, los resultados indican que un mayor consumo de café previo al diagnóstico está relacionado con un menor riesgo de progresión o recaída de cáncer de próstata. 

Sobre el cáncer de endometrio, las investigaciones también sugieren que el consumo de café está vinculado a un menor riesgo de padecerlo. Así, los datos de un estudio realizado en mujeres postmenopáusicas[9] que analiza a 45.696 mujeres de las que 427 padecieron cáncer endometrial sugiere que el consumo de café puede estar relacionado con un menor riesgo de cáncer endometrial para mujeres obesas postmenopáusicas. También un estudio publicado en British Journal of Cancer[10] demuestra que el café podría tener un efecto protector frente al cáncer endometrial de tipo I en mujeres postmenopáusicas obesas. 

Asimismo, un estudio prospectivo que evaluó el consumo de café en relación con el cáncer endometrial tomando como base el Nurse’s Health Study[11], en el que participaron 67.470 mujeres, indicó que un consumo inferior a 4 tazas de café diarias no tenía relación con el riesgo de cáncer endometrial. Sin embargo, aquellas mujeres que consumían 4 ó más tazas de café diarias tenían un riesgo un 25% menor de padecer cáncer endometrial que aquellas que consumían menos de una taza al día.